Saltar al contenido

177. El mejor reloj para correr

Menos es más. En el caso de los accesorios electrónicos o gadgets (como se dice ahora) también soy bastante minimalista. Después de que se me estropeara mi antiguo reloj básico del Decathlon, de haber estado probando una pulsera de actividad, de esas que te miden los pasos, hasta que también se rompió la correa y tras plantearme seriamente relojes pepino con GPS que rondan los 200 pavos, me he decidio por el Casio de 10 euros de toda la vida.

Ni que decir tiene que esto es una opinión personal, pero si entrenas de la manera que propongo desde esta web, con entrenamientos HIIT o cardio tradicional, PLAN de CARDIO incluído, no vas a necesitar nada más profesional ni más caro.

Voy a exponer las tres opciones que he estado barajando, analizando los pros y los contras de cada una.

Opción 1: pulsera de actividad

Me compré una pulsera de 20€ (ese modelo ya no está disponible) con el objetivo principal de medir los pasos. Sentía curiosidad y me parecía algo interesante para poder compartirlo desde el blog. Ya que la llevaba puesta también la usaba para medir el tiempo corriendo. El problema número uno es que si hace sol, la pantalla se ve fatal, tienes que parar y hacerte sombra con la mano para saber cuánto tiempo llevas. Imagínate la situación si quieres hacer un HIIT. Imagino que con pulseras de gama superior este problema se minimice.

La pulsera cuenta bien los pasos andando y de forma bastante aceptable las distancias, pero cuando sales a correr no es para nada precisa. Por dar un dato, en 5km me marcaba una distancia recorrida de 3,5km. Imagino que está pensada para andar y cuando corres no lo pilla bien.

En cuanto a la carga, dura varios días sin problema, casi una semana. Hubo alguna vez que se puso a cero de repente, pero al conectarlo por bluetooth a la aplicación del teléfono volvía a funcionar. Con esta aplicación puedes ver el histórico de pasos y algunas funcionalidades más que no usé.

Opción 2: relojes para correr

Nunca he sido de llevar reloj y menos la última década, donde llevamos siempre a mano el móvil y ya no necesitamos echar la vista a la muñeca para saber la hora. Pero al ser tan cómoda la pulsera me volví a plantear un reloj en condiciones que, además de contarme los pasos de forma precisa, me sirviera para salir a correr y también para grabar tracks y hacer rutas de montaña.

Esta última opción no era principalmente para correr, sino para cuando vamos en familia a hacer rutas tener mayor seguridad de por dónde tenemos que ir. Ya me ha pasado el tener que volver sobre nuestros pasos en alguna ruta mal balizada. Así que esto podía ser una muy buena opción.

Después de haber estado mirando relojes como éste, en los que ni siquiera te podías descargar los mapas, sólo el track me decidí por uno de mano para este propósito. En concreto el eTrex 30x, que vale lo mismo, pero es más específico para estas actividades. Volvamos a los relojes.

GPS a parte, estos relojes también te miden el ritmo cardiaco, algo que no utilizo. Puede ser útil en algunas ocasiones para trabajar en un umbral específico, ya parece que hay nuevas tecnologías y está quedando atrás eso de tener que llevar el sujetador electrónico, pero cada vez me gusta más lo del «esfuerzo percibido», de hecho es lo que se usa en gran cantidad de estudios, ya que es algo más sencillo. Si hago un HIIT muy específico, me puedo tomar pulsaciones al acabar, pero aún así, dependiendo del tipo de ejercicio (circuito, carrera, natación, remo), tendremos un número de pulsaciones u otro aunque el esfuerzo sea el mismo.

Otra cosa a tener en cuenta es el peso y la autonomía. Veo a algún amigo que entrena maratones que parece que le va a salir una escoliosis con tanto peso en la muñeca. Más que el peso es el volumen del propio reloj. Además hay que cargarlo muy a menudo. Se hace raro eso de tener que cargar el reloj cada pocos días…

Sólo quedaba el punto positivo de medir la actividad diaria, los famosos pasos. Aunque me parece algo muy útil saber cuánto andas cada día, una vez que llevas una pulsera de este tipo una temporada, sabes a ojo cuánto estás andando. Si apenas salgo de casa, sé que estoy en unos 3.000-5.000 pasos, si me voy a dar un pateo con la familia rondaré los 20.000 – 30.000, etc.

Otra de las cosas positivas que tiene este tipo de dispositivos, es que te anima a andar cuando no has llegado a tu meta, pero llegó un momento que muchas veces salía a caminar no por el placer de hacerlo, sino por cumplir con los malditos pasos y eso no me gustó. El medio se convirtió en fin. Como siempre digo: muerto el perro, se acabó la rabia. Y llamo rabia, no a caminar 10.000 pasos, sino a que el medio que nos ponemos para mejorar nuestra salud (los pasos), se convierta en la meta de nuestra vida. No digo que no haya que ponerse metas, al contrario, pero que no se convierta en una especie de vigorexia por los pasos, ¿me entiendes? Prefiero salir a pasear casi todos los días y disfrutar del paseo en sí. Sé que también haré los pasos, pero queda como algo secundario.

Así que volvía a replantearme el de toda la vida.

Opción 3: Casio F-91W

Creo que todos hemos tenido alguna vez este reloj. ¡Qué maravilla ponerte algo tan fino en la muñeca! Qué decir de este clásico. Es básico y minimalista, pero tiene todo lo que necesito: hora, cronómetro, alarma y luz. Para salir a correr es una maravilla por la ligereza y se ve perfectamente haga sol o no.

Yo lo he usado para nadar y hacer surf y no he tenido ningún problema, pero en principio es sólo contra salpicaduras (Water Resist 30m). Si queréis algo para deportes de agua os recomiendo el W-59 que es igual pero es Water Resist 50m.

¿Dónde comprarlo?

El otro punto positivo es el precio. En la relojería de tu barrio por unos 10 euros. Si tu barrio no tiene relojería puedes ir a Amazon, lo tienes por 9 euros o algo menos (el precio suele variar algo).

También me gusta ese toque retro que tiene, ese punto nostálgico. Personalmente después de haber probado cosas más modernas, me quedo con este. Creo que se nota que me encanta 🙂 . Quizá tu preferido sea otro, sobre todo si tus entrenamientos/actividades te requieren algo más específico, pero en mi caso, con un entrenamiento sencillo no necesito nada más.