Saltar al contenido

Cartas de un ESTOICO

Las Cartas a Lucilio o Epístolas Morales son las 124 cartas que le escribió Séneca a su buen amigo Lucilio.

Es un libro de los más importantes en el estoicismo. En él se recogen de forma sencilla todos sus principios: austeridad, desprecio a la muerte, valor y aprovechamiento del tiempo, entre otros.

Aunque es un libro bastante extenso, es de lectura fácil debido a que la mayoría de las cartas son breves.

Comprar Cartas a Lucilio

Si quieres comprar las Cartas a Lucilio de Séneca, te recomiendo la edición que yo mismo publiqué en 2019:

Seneca

Libro en papel

(gastos de envío incluidos)

24,90 €

COMPRAR
seneca

Libro digital

(kindle)

9,90 €

COMPRAR

El objetivo de esta publicación es facilitar la lectura de las Cartas de Séneca por dos vías:

  • Tamaño grande de letra y con buena separación: Normalmente los textos filosóficos tienen una letra de tamaño reducido y párrafos con poca separación. En el caso de esta edición hemos separado a propósito cada párrafo. Además, encontrarás espacio suficiente en los márgenes para poder hacer anotaciones.
  • Lenguaje moderno: Se ha intentado buscar el equilibrio entre la facilidad de compresión y fidelidad del texto original.

¿Quieres saber más?

Aquí tienes el prólogo…

Quizá pensamos que vamos a estar aquí para siempre, que las personas que queremos van a estar aquí para siempre.

Hoy día podemos comprar casi cualquier cosa con nuestros teléfonos de última generación sin mover el culo del sofá de nuestra casa, comunicarnos al instante con una persona que se encuentre al otro lado del planeta, medios de transporte inimaginables hace tan sólo 100 años que han acercado los continentes, calefacción en invierno, aire acondicionado en verano, televisión por cable, Internet de alta velocidad… Todas estas comodidades nos hacen vivir dormidos en un cómodo sueño de seguridad perpetua totalmente falso. “Mortal es todo el bien de los mortales”.

Mortales son todos los bienes que poseemos y disfrutamos, mortales somos. Pero hay algo que no muere jamás: la virtud. Este mensaje es uno de los que intenta transmitir Séneca en sus cartas a su buen amigo Lucilio. Estos escritos son una de las fuentes de referencia del estoicismo, que a día de hoy, siguen siendo aplicables.

¿Qué intenta expresar Séneca en sus cartas a Lucilio?

Todos los principios para vivir una vida mejor. Para alcanzar la sabiduría y la felicidad. Las bases del estoicismo.

Para que te hagas una mejor a la idea del estilo y de cómo escribe Séneca te dejo la primera carta del libro. En ella, apremia a su amigo Lucilio a que aproveche el tiempo.

De tal manera debes obrar, querido Lucilio: -Que seas dueño de ti mismo, recoge y conserva el tiempo que acostumbran arrebatarte, sustraerte, o que dejas perder.

Persuádete de que te escribo cosas ciertas: nos arrebatan parte del tiempo, nos lo sustraen o lo dejamos perder. La peor de todas estas pérdidas es la que ocurre por negligencia propia; y, si atentamente lo consideras, verás que se emplea considerable parte de la vida en obrar mal, mayor aún en no hacer nada y toda en hacer lo contrario de lo que se debía.

¿Quién me presentarás que dé su verdadero valor al tiempo? ¿que aprecie el día? ¿que comprenda que diariamente se acerca a la muerte? Nos engañamos al considerar que la muerte está lejos de nosotros, cuando su mayor parte ha pasado ya, porque todo el tiempo trascurrido pertenece a la muerte.

Haz, pues, querido Lucilio, lo que me escribes que haces; emplea bien todas las horas y menos necesitarás del porvenir, cuanto mejor trabajes en el presente. Mientras nos detenemos, trascurre el tiempo.

Todas las cosas nos son ajenas, querido Lucilio; solamente es nuestro el tiempo. De esta única cosa nos puso en posesión la naturaleza, pero es tan ligera y resbaladiza que nos la puede quitar cualquiera; y tal es la necedad de los hombres, que agradecen las bagatelas que se les conceden y por nada cuentan el tiempo que se les ha dado y sin embargo tan grande cosa es que ni el más generoso podría pagar jamás.

Me preguntarás tal vez qué hago yo que tales consejos te doy. Confesaré ingenuamente que obro como los que viven en el lujo, pero con economía: llevo cuenta de mis gastos. No puedo decir que no pierdo nada, pero diré cuánto y cómo pierdo; es decir, daré cuenta de mi pobreza. Me ocurre como a los que han caído en estrechez sin culpa propia: todos les compadecen y ninguno les socorre; ¿qué importa? no contemplo pobre al que se contenta con lo que le queda.

Te deseo, sin embargo, que conserves lo poco que tienes y que comiences desde temprano; porque, como decían nuestros mayores, inútil es la economía cuando no queda ya nada. Lo que queda en el fondo no solamente es poco, sino que además es malo. Adiós.

¿Qué es un estoico?

Qué mejor explicación para saber qué significa estoico, que la que da el propio Séneca:

Un estoico es aquel que lleva dentro de sí todos sus bienes,

que tiene alma grande y elevada,

que desprecia todo lo que el mundo admira,

que no ve a nadie por el que quisiera cambiarse,

que no estima al hombre más que por las cualidades que le hacen digno de este nombre,

que no tiene otro maestro que la Naturaleza,

que se conforma con sus leyes y que vive como ella ordena,

a quien el poderoso nada puede quitar,

que convierte el mal en bien,

firme en sus juicios,

inmutable,

intrépido,

a quien la violencia puede conmover, pero no turbar;

en fin, aquel a quien la fortuna, después de descargarle los golpes más rudos, solamente puede causar pequeña herida, y esto, rara vez.

Frases de Séneca

Te dejo diez frases de Séneca, dentro de mis favoritas, que encontrarás dentro del libro Cartas de un Estoico:

  • No es a trescientos soldados sino a todo el mundo a quien hay que quitar el temor de la muerte. 
  • Vivir no es cosa delicada.
  • No depende de mí vivir mucho tiempo, pero sí depende de mí ser hombre honrado mientras viva.
  • El atleta que no ha sido vencido todavía no puede llevar grandes bríos al combate; estos bríos solamente son propios de aquel que ha derramado su sangre y a quien han roto los dientes; que arrojado al suelo, ha sostenido a su enemigo sobre su cuerpo y que sin desfallecer se levantó más valeroso que antes y volvió a la lucha lleno de esperanza.
  • ¿Cuál es el límite de la riqueza? El primero es tener lo necesario y el segundo, lo suficiente.
  • El sabio considera en toda ocasión lo que emprende y no lo que sobrevendrá. Somos dueños de nuestros intentos; la fortuna ordena los resultados.
  • El que dice he vivido, diariamente gana.
  • Sacude el yugo; mejor sería romperse el cuello de una vez que tenerlo siempre cargado.
  • El que quiere tener alegría constante ha de buscarla dentro de sí mismo.
  • Ingratitud es no agradecer el beneficio después de haberlo perdido.
Seneca

Libro en papel

(gastos de envío incluidos)

24,90 €

COMPRAR
seneca

Libro digital

(kindle)

9,90 €

COMPRAR