Saltar al contenido

188. Protocolo para meditar de 8 semanas (caso práctico)

A principios de año me comprometí a meditar un poco todos los días. Conseguí mi objetivo durante unos meses pero luego lo acabé dejando al no notar cambios. Después de escuchar que existía un protocolo  muy asequible de meditación, que supuestamente se había utilizado en un estudio, y que había demostrado conseguir cambios físicos en el cerebro, me entraron ganas de probarlo. Aquí os cuento mi experiencia.

¿Cómo es el protocolo?

El Protocolo, al menos es lo que yo pensaba, consta de meditar 20 minutos, 5 días a la semana. Se lo escuché en una charla a uno de los grandes de este mundillo. Luego buscando más en Google sobre Sara Lazar encontré varios blogs y páginas de los grandes periódicos que hacían referencia a él (algunos enlazándolo), con estos mismos tiempos.

Si estás pensando en seguirlo deberías esperar a acabar el artículo 😉

¿Qué mejoras se obtuvieron?

Lo interesante es que se produjeron cambios físicos en el cerebro. Mayor concentración de materia gris en el hipocampo. Este órgano controla a la amígdala, que es por así decirlo el órgano que activa la señal de estrés. En definitiva, este cambio en el hipocampo hace que la amígdala esté menos activa y por lo tanto que tengamos menos estrés.

También hubo una serie de cambios en las estructuras del cerebro que se traducen en mejoras de los procesos de aprendizaje y memoria, regulación de las emociones y toma de perspectiva.

Resultados: después de seguir el protocolo

Tengo que decir que no me he hecho un escáner cerebral como el del estudio. Pero si hubiera habido estos cambios estructurales que se produjeron en él, debería haber notado alguna mejora a nivel cognitivo o emocional derivado de ellos.

Esto puede haberse debido a que el protocolo en realidad, era muy diferente al escuchado y leído en diferentes medios…

El Protocolo en realidad

En el estudio de la Dra. Sara Lazar el protocolo que se utiliza es una meditación guiada (por una grabación) de 45 minutos que tienen que practicar todos los días de la semana. A esto hay que sumarle una reunión semanal de 2 horas y media, más una sesión de 6 horas y media durante la sexta semana.

Bastante lejos de los 20 minutos, 5 días a la semana. Pero creo que la cosa no ha tenido que ver con que si el protocolo era más reducido, sino más bien con que esa herramienta a mí no me funciona.

El problema

Creo que ha sido un error de enfoque. Utilizar la meditación como un medio para conseguir un fin (mejora de salud, rendimiento, etc). Creo que la herramienta que utilicemos tiene que ser un fin en sí misma… Y tengo que decir que tampoco tengo esto del todo claro 🙂

A mí, personalmente leer a Séneca me hace reflexionar y me da paz. Creo que es esa sensación. Quizá tenga más que ver con ella sentarte al sol y tomarte un café mirando el aire… No lo sé, creo que es algo que tiene que sentir cada uno individualmente.

Me da la sensación de que tienes que buscar tu herramienta

Después de haber estado echando bastantes horas leyendo y escuchando sobre este mundillo del mindfuless y de la meditación, lo que creo que hay que buscar es intentar ser consciente del momento presente. Qué es lo que estamos pensando. Darnos permiso de pensarlo sin juzgarlo… Para hacer eso, yo al menos, no necesito estar sentado en una pose de meditación, más bien eso me dificulta la tarea.

Espero que esta experiencia de un auténtico paquete de la meditación te sirva. Puede estar bien empezar por ahí, esto ya te hace echar a andar el camino, pero luego tenemos que ir buscando nosotros mismos lo que mejor nos va… Es un tema complejo en el que me da la sensación que las palabras se quedan cortas.

Para terminar, decirte que no te creas nada de lo que acabas de leer. Si el tema del entrenamiento o el de la alimentación son complejos y esconden muchos grises, esto ya ni te cuento. Así que te animo a seguir investigando, y sobre todo, a probar 😉