Saltar al contenido

SuperTrainMe: ¿se puede compensar la comida basura con el ejercicio?

Muchas veces surge la pregunta de ¿qué es más importante: la alimentación o el ejercicio físico? Realmente no te puedes quedar sólo con una, ambas son indispensables. Pero si queremos ver cómo influye una en la otra, o específicamente cómo compensa el ejercicio la comida basura no se me ocurre mejor forma que viendo SuperTrainMe.

¿Qué es SuperTrainMe?

Es un estudio-experimento con forma de documental. ¿Os acordáis de SuperSizeMe? Ese documental americano en el que el protagonista, Morgan, se pone a comer durante un mes entero exclusivamente en el McDonal’s. Pues SuperTrainMe es lo mismo pero hecho por españoles y añadiendo la variable del ejercicio físico.

Me encanta porque no es el típico estudio en inglés hecho y redactado por científicos que cuesta bastante entender. A parte de tener el formato película documental el toque de humor que le da su protagonista lo hace muy entretenido sin perder rigor.

¿En que consistió SuperTrainMe?

Consistió en imitar las condiciones del documental americano, pero añadiendo el ejercicio. El sujeto que se somete al experimento, es David Moronta, un judoka que compite a nivel internacional. Para igualar las condiciones de peso/ingesta de comida del experimento americano, David tenía que comer la salvajada de 4000 kcal pesando 68 kg. Por ponerlo dentro de un contexto, si David fuera una persona sedentaria, sus necesidades calóricas serían 2000 kcal.

David tiene que desayunar, comer y cenar en un restaurante de comida rápida. Comer todo lo que le sirven. Debe probar todos los productos de la carta y aceptar el tamaño más grande siempre que le pregunten.

Como ejercicio físico tenía que dar, al menos, 10.000 pasos al día. Morgan, el del estudio americano, no pasaba de los 5.000 pasos, que es lo que camina de media un ciudadano americano. A parte de esto David tuvo que entrenar 5 días a la semana de manera muy intensa. En el documental podéis ver algún ejemplo, pero principalmente se basaba en entrenamientos en circuito de alta intensidad.

En el documental, David va narrando día a día cómo se va encontrando. Ya el segundo día está totalmente saciado y come por comer. En el tercero tiene incluso sudores que llegan a alarmarle. Se siente muy pesado, pero generalmente después de pegarse la paliza entrenando se encuentra mejor. Luego su cuerpo parece que se va adaptando y a partir del sexto día incluso recupera el hambre.

Resultados

Los resultados del experimento son sorprendentes. Veamos parte por parte las diferencias después de 30 días comiendo comida basura:

Análisis de sangre

Aquí lo cachondo es que los niveles de colesterol mejoran ligeramente. Baja el colesterol total (indicativo de nada, dicho sea de paso) y aumenta un poquito el HDL (colesterol «bueno») y baja el LDL (colesterol «malo»). Sería muy interesante haber visto el perfil lipídico de las partículas de LDL antes y después, triglicéridos…

supertrainme-colesterol
Colesterol de David antes y después

Hasta aquí todo perfecto. Pero la cosa se pone chunga cuando hablamos de las transaminasas, los valores que tienen que ver con la salud hepática. Los marcadores de daños en las células del hígado muestran que hay problemas.

Podemos ver la diferencia que se produce en el hígado de Morgan frente a David.
Podemos ver la diferencia que se produce en el hígado de Morgan frente a David.

Aunque estamos en valores altos, el ejercicio ha hecho que éstos no lleguen a niveles estratosféricos como los del americano. De hecho, el hígado de Morgan después del experimento sufrió daños irreparables.

Composición corporal

Esta prueba se hizo con el DEXA, el aparato más fiable a día de hoy para medir la composición corporal. Esto es de traca. David empezó con 68kg y un 15% de grasa corporal. Pues al acabar había cogido 4,6 kg pero sólo 1,1 kg fueron de grasa, el resto de kilos que cogió, 3,3, fueron de músculo. Con esto podéis ver que los beneficios de ejercicio físico son ACOJONANTES.

Si David se hubiera quedado en el sofá, como Morgan le hubiera ido bastante peor. Éste pasó de un 11 a un 18% de grasa corporal engordando 11 kg.

Acondicionamiento físico

Aquí se hizo una prueba de esfuerzo. La cosa también es de traca. David mejoró su capacidad aeróbica después de los 30 días. Aquí fue determinante el entrenamiento, a pesar de ser poco tiempo para producir adaptaciones notables.

También decir en esto de acondicionamiento físico 🙂 que su apetito sexual no se vió mermado, a diferencia de lo que le pasó a Morgan.

Pequeña crítica

Tengo que decir que hay algo que han repetido en él varias veces en lo que no estoy para nada de acuerdo. Se dice que este tipo de comida es mala «porque tiene mucha grasa, grasa animal, grasa saturada.» ¿No será más problemática la grasa donde se fríen las patatas fritas? También hay otra doctora que ve un problema indicando que esta dieta en el McDonal’s es low-carb… ¿en serio que ese es el problema? El problema es que es comida ultraprocesada no la distribución de macronutrientes. Tengo que decir que también comentan que es mala por la cantidad de azúcares simples que lleva, ahí estoy 100% de acuerdo. Pero eso de los macros o la cantidad de grasa me chirría mucho, la verdad…

Conclusión

Con este estudio-experimento se hacen palpables los enormes beneficios de hacer ejercicio en tu salud. Cosa que no justifica que no cuides tu alimentación. Documental recomendable 100%, la verdad que es entretenido y educativo. Aquí lo tenéis para disfrutar de él. Si has llegado hasta aquí quizá te interese la entrevista que hice a su protagonista en la radio 27. ¿Se puede compensar la comida basura con el ejercicio? SuperTrainMe, con David Moronta

¿Dudas? ¿Sugerencias? Os responderé encantado en los comentarios.

Por cierto, aquí lo tenéis completo:

https://vimeo.com/108164420

Cookies