Saltar al contenido

283. ¿Eres consciente del punto de vista desde el que ves el mundo?

«La vara recta metida en el agua parece torcida o quebrada;
es tan importante considerar no solamente lo que se mira,
sino de qué manera se mira

Séneca

Cada uno de nosotros tenemos un punto de vista diferente de las cosas. En la forma de ver la vida, en la salud, en la alimentación, en las relaciones, en el fútbol, en la política…

Podemos llamarlo punto de vista, manera de ver la vida, etc. Aunque creo que la forma más sencilla y visual de nombrarlo, sería decir que vamos con nuestras gafas de ver el mundo. Cada uno las llevamos de un color, las mías son azules, las tuyas son verdes, etc.

Si somos conscientes de que llevamos gafas quizá podamos abrirnos a ver las cosas de otra manera.

Veamos un ejemplo

La semana pasada estuve dando una charla a un grupo de chavales de unos 20 años. Hablaba del entrenamiento desde el punto de vista evolutivo, y antes de comenzar les hice un pequeño juego.

Estaban todos sentados en una grada y yo al otro lado de la sala. Busqué un objeto, un dado de gomaespuma grande, y lo puse delante de mí. Llamé a uno de los alumnos y le puse a mi lado.

¿Pregunté al chico que tenía al lado:

– ¿Qué número ves?

Después pregunté a la grada:

– ¿Qué número veis?

Desde la grada veían el número que tenían enfrente y el de arriba. Desde mi punto de vista veíamos el número de atrás y también el de arriba. Al menos compartíamos algo en la forma de ver el dado…

Si hubiéramos tenido que describir cómo es el dado ¿quién tenía razón a lo que se veía? No hacía falta ponerse a discutir, era bastante obvio que el punto de vista de cada uno de ellos, su situación, les daba perspectivas diferentes de un mismo objeto. Además, en este caso particular, todos sabemos cómo es un dado. Tiene 6 caras con 6 números diferentes.

Si intentamos aplicar esto a otros campos quizá nos abra un poco la mente y podamos admitir nuevas ideas. Si sabemos que es posible que no sepamos todo sobre un tema en concreto (que no vemos todo el dado) o que la persona que tenga un punto de vista diferente al nuestro, quizá sepa algo que nosotros no sabemos (esté colocada detrás del dado).

Visto el ejemplo, les animé a que atendieran a la charla teniendo en cuenta que sólo era un punto de vista más sobre el entrenamiento, algo complementario a lo que ellos ya podían tener (eran alumnos de un módulo superior de educación física).

Mi punto de vista del asunto (de cualquier asunto) es el que más sentido tiene para mí, pero no es ni mejor ni peor que el tuyo. No tienes que creértelo. Puedes escucharlo, y si tiene sentido para ti, quizá amplíe tu perspectiva.

El ejemplo de la alimentación: lowcarb, sendentarios y crossfiteros

Si a mí personalmente me ha ido de maravilla una dieta baja en hidratos de carbono es posible que la defienda. Pero, ¿es seguro que a otra persona le vaya tan bien como a mí?

Quizá si la otra persona es de un perfil similar al mío, será más probable que también le funcione. Imaginemos a una persona totalmente sedentaria que come muchos productos procesados. Al cambiar a una alimentación lowcarb pierde peso y se encuentra mejor.

Pero imagina a una persona con un alto nivel de exigencia física, por ejemplo alguien que hace Crossfit 6 días a la semana, que al ir lowcarb se encuentra sin energía y no rinde bien en los entrenamientos.

Desde el punto de vista del sedentario lowcarb es lo mejor. Desde el punto de vista del crossfitero, es lo peor. Y un tipo de alimentación no es ni lo mejor, ni lo peor. Dependerá de cada caso concreto y de la persona concreta, habrá personas sedentarias delgadas y que se encuentren bien sin ser lowcarb y crossfiteros que rindan bien con este tipo de alimentación.

Otro ejemplo gráfico

Veamos otro ejemplo más gráfico. Mira esta imagen:

Resultado de imagen de vieja y joven ilusion optica

¿Qué ves? Parece bastante evidente…

Ahora, mírala bien durante un rato e intenta mirarla con otros ojos a ver si ves algo diferente.

Tienes que ser capaz de ver dos mujeres diferentes: una joven y una anciana. Es posible que primero hayas visto a la joven y que al haber etiquetado tu cerebro la imagen como «mujer joven» le sea mucho más difícil ver a la mujer mayor. Y viceversa.

El que cree que ha encontrado, deja de buscar.

El ejemplo del ejercicio

Vuelvo a lo mismo: que a ti te funcione, no significa que a los demás también.

Mi proyecto web, esta página, está hecha para que puedas entrenar en casa o donde quieras sin apenas material y en muy poco tiempo. Hoy en día es algo que a mucha gente le cuadra y le es útil.

Hace unos meses me escribió una chica que quería entrenar en casa y quería apuntarse. Tenía un problemilla físico que un fisio la estaba tratando. Esta chica entrenaba en un gimnasio donde estaba muy contenta con los monitores, que además conocían su problema y estaban en contacto con su fisio para adaptarle los ejercicios.

Recomendé a esta chica que siguiera apuntada a ese gimnasio. Si por falta de tiempo en el futuro quería entrenar en casa, esta web podría serle útil, pero en ese momento estaba mejor llevaba donde estaba.

Conclusión

Sé consciente de que tienes un punto de vista. Sé consciente de tus gafas de ver el mundo. El simple hecho de hacerlo te ayudará a ver las cosas con otra perspectiva.

Cuando escribo los artículos de blog o grabo el podcast, me imagino que me pongo a vuestro lado, os cojo por el hombro y os muestro mi punto de vista. Por eso os digo que no os creáis nada, porque, al fin y al cabo, es mi punto de vista. Aunque la intención sea ampliar un poco más lo que vemos sobre un asunto concreto.

Por eso no quiero que me sigas, quiero que me acompañes. Las ovejas siguen al pastor, tú no eres una oveja y yo no soy un pastor (al menos, en el medio plazo no tengo pensado echarme al monte con un puñado de cabras). No te creas todo lo que digo, sólo, cuando te apetezca, acompáñame y quédate con lo que tenga sentido para ti o pueda serte útil.