Saltar al contenido

Cuerda floja o slackline

¡Qué maravilla disfrutar un día de primavera con la cuerda floja al lado del río!

Si te vas a pasar un día al campo con amigos es el juguete ideal. Te vas a pasar un muy buen rato, a parte de entrenar tu equilibrio. Al principio es un poco desmoralizante, pero una vez que le vas cogiendo el punto es un vicio…

¿Qué es esto de la cuerda floja?

La cuerda floja (slackline en inglés) no es ni más ni menos que una cinta gorda de carraca de las de toda la vida que llevan los camioneros. Esta cinta se ata a dos puntos fiables y se pasa por encima haciendo equilibrio.

Material necesario

Las cintas para hacer slackline son básicamente lo que he descrito anteriormente y se suelen vender como un kit. Uno básico se compone de dos partes: una cinta ancha y larga, de unos 13 – 15 m dependiendo del fabricante, que acaba en un bucle. Y la otra es una carraca de las grandes con una cinta más corta que también acaba en un bucle. Esta es la descripción de un kit básico. Los más avanzados llevan sistemas de tensado más complejos y cintas más largas, pero en esencia son los mismo.

Estos kits básicos tienen unos 12 – 15 metros de longitud, que para empezar es más que de sobra, y cuestan en torno a 30 – 40 euros.

Algunos de los kits vienen con protecciones para cuando colocas la cinta en lugares que puede deteriorar la cinta y/o que tú puedes deteriorar con la cinta, por ejemplo, un árbol. Si tu kit no viene con esa protección cualquier trapo gordo, lona o goma puede valer. En mi caso usé un trozo de césped artificial que tenía por casa.

Instalación

Esta es la parte más importante: buscar dos puntos de anclaje FIABLES. Esto es vital, porque vamos a tensar la cinta bastante fuerte y una vez que carguemos nuestro peso sobre ella, éste se va a multiplicar.

Puntos urbanos

Yo no ataría la slackline a una farola, buscaría algo más estructural como un pilar o algo similar. Aunque una farola grande en principio dé la sensación de robusta, no está pensada para añadirle cargas extra, sólo para soportarse a ella misma.

Lo mejor dentro de la ciudad es buscar un buen par de árboles en un parque.

Entre dos árboles

Creo que es el mejor soporte que podemos encontrar, PERO asegúrate de tres cosas:

  • Que es árbol sea suficientemente grueso, no sólo para que no te lo cargues, sino para que ni siquiera se entere cuando tenses y te subas a la cinta.
  • Protege la corteza del árbol, de esta forma no la dañarás, ni la corteza dañará tu cinta.
  • Asegúrate de que es un árbol sano. Si el árbol está muerto o podrido, a la hora de subirte a la cinta te puedes dar un buen susto.

Altura del anclaje

La altura mínima necesaria irá en función de la longitud que tendrá la cinta una vez que esté fijada. A mayor longitud, más alta la tendremos que colocar. A menor longitud, la podremos poner un poco más baja, pero con un mínimo.

Este mínimo pueden ser unos 60 cm si están muy cerca los puntos de anclaje (unos 3 – 4m). La mejor manera de comprobar si está suficientemente alta es subirte en el centro de la cinta y ver si llegas al suelo. Si lo toca, simplemente tienes que subirla un poco.

Lo ideal para empezar es colocarla lo más bajo posible para que te permita ir algo más confiado, ya habrá tiempo de ir subiéndola a medida que vamos separando los puntos de anclaje y vamos cogiendo más nivel.

¿Qué tensión darle a la cuerda floja?

Una vez que hemos enhebrado la cinta por el tensor (o carraca) toca tensarlo. A mayor tensión, más estabilidad, sobre todo al principio. Tensaremos bien, pero no hace falta que intentemos tirar los árboles 🙂

No voy a dar una tensión concreta, digamos que es algo que se nota una vez que estás subido. Pero ten en cuenta que a mayor longitud de cinta, más tenemos que tensarla.

Primeros pasos

Ahora que ya tenemos todo preparado toca pasar a la acción. Nos apoyaremos en el árbol, o donde quiera que tengamos atada la slackline, y subiremos a ella. Vamos a ver algunos detalles de pies a cabeza.

Pies

Lo primero en lo que nos fijaremos son los pies y en lo que vamos a llevar en ellos. En este mundillo hay un poco de todo, pero ya sabéis que me gusta ir descalzo. En este caso lo veo una ventaja muy grande porque tenemos más sensibilidad. Además nuestro dedo gordo va a tocar un extremo de la cinta y nuestro dedo pequeño del pie va a tocar el otro. Con esto tenemos una visión de dónde está la cinta que nos ayuda con el equilibrio.

Pero también hay que tener en cuenta el detalle de la seguridad. Si estamos en una zona «sucia», es decir, que debajo de la cinta hay piedras o algo sobre lo que si caemos nos podemos hacer daño, puede ser buena idea llevar algún calzado minimalista para protegernos. Aunque lo ideal es tener una zona limpia donde colocar la cinta.

Ahora toca ver cómo damos los pasos. A mí personalmente me parece mejor ir colocando los pies rectos con el dedo gordo y el pequeño intentando asomar a los lados de la cinta. Otras personas con las que he coincidido lo hacen con los pies hacia fuera. Son ideas, busca tu estilo, lo que más te guste y en lo que veas que vas más cómodo.

Brazos

Tampoco voy a entrar en detalle con demasiada información con todo el resto del cuerpo, pero los brazos tienen su importancia. Nos ayudan a guardar el equilibrio, así que es buena idea ir utilizándolos para reequilibrarnos a medida me vamos avanzando.

Cabeza

Otro detalle importante es la colocación de la cabeza. No por la cabeza en sí, sino hacia donde estamos mirando. Al principio sólo podrás mirarte los pies, pero ayuda al equilibrio el mirar un poco por delante de tí, digamos a un metro o algo más.

Todos estos detalles técnicos están muy bien, pero tienes que buscar tu propio estilo y lo que a tí te funcione. Aún así la primera vez que te subas a la cuerda floja vas a ver como algo casi imposible el mantenerte, pero a medida que te vas subiendo (y cayendo) más y más veces le irás cogiendo el truquillo y empezarás a disfrutar de verdad. Así que ten en cuenta que al principio se hará un poco cuesta arriba, pero que enseguida llegará la diversión y quién sabe si con el paso del tiempo eres capaz de hacer cosas como las del vídeo 😉

Si quieres saber más sobre este juguete, quizá te interese echarle un vistazo al CURSO DE SLACKLINE, donde podrás aprender en formato vídeo, desde cómo colocar la cuerda floja hasta la técnica para progresar de forma rápida y segura en este ejercicio.