Saltar al contenido

Remo en casa

Si tuviera que elegir una máquina para entrenar en casa, sería una máquina de remo. De hecho, es la única que tengo 🙂 El remo como herramienta de acondicionamiento físico me parece una opción ideal ya que involucras musculatura tanto de tren superior como inferior (no confundir con el ejercicio de calistenia remo invertido).

Es un ejercicio que no genera impactos. Aunque esto, hoy en día, se vende como una ventaja, también tiene su punto negativo, que puedes compensar con otros ejercicios de más impacto como saltar a la comba.

Parece ser que con la llegada del Crossfit el remo indoor se ha dado más a conocer y es raro el gimnasio que no tiene uno. Es bastante común utilizarlo tanto en sesiones continuas  como de alta intensidad tipo HIIT. Para poder hacer estos entrenamientos con la mayor seguridad y eficiencia es importante, como siempre me gusta machacar, hacerlo con una técnica correcta. Pero antes de eso, veamos qué tipo de remo elegir.

Modelos de máquinas de remo

Antes de empezar esta sección, aclarar que no tengo ningún tipo de relación comercial con la marca que voy a mencionar y que mi recomendación en este sentido se basa en mi experiencia (totalmente discutible y opinable) con este tipo de máquinas.

De agua

Este es de la marca WaterRower

La resistencia la ejercen una palas al mover el agua. Para regular la intensidad es bastante engorroso y tienes que añadir y sacar agua. El de la imagen es el que he probado y va bastante bien.

De aire

Aquí el número uno es el Concept 2. Es el más extendido y el que se usa en las competiciones de Crossfit. Tiene varias versiones dependiendo de cuándo se construyó. Ahora mismo se venden el D y el E, que son iguales en la remada pero uno es más alto que otro. También es muy conocido el modelo C, un poco más antiguo que fue fabricado entre 1993 y 2003.

El que yo tengo es incluso anterior. Este modelo, el B, es menos conocido y se construyó entre el año 1986 y el 1993. Lo genial de esta marca y lo que más me gusta, es que a día de hoy aún tienen repuestos para un modelo construido hace 30 años, ya que son todos compatibles.

Aquí podéis ver mi vetusto Concept2 con reparación de asiento incluída
Aquí podéis ver mi vetusto Concept2 con reparación de asiento incluida.

Como curiosidad friki comentar que el plato de inercia del modelo B es de aluminio, los siguientes modelos ya usan otro material, y que los más puestos sobre el tema del remo en los foros americanos comentan que remar en este modelo se parece más a la sensación de hacerlo en el agua. Yo personalmente no noto la diferencia 🙂

Os he puesto ejemplos de las mejores máquinas de remo. Nuevas cuestan los mil y pico euros, pero de segunda mano las podéis encontrar a mitad de precio y sabiendo que tienes servicio técnico en España (en América Latina desconozco como está la cosa) me parece una buena opción. Aún así, es un cacharro prescindible para estar en forma, así que no te preocupes si no tienes presupuesto o no tienes sitio para ponerla, porque la verdad que ocupan bastante…

Técnica de remo indoor

Podemos dividir el movimiento de remar en fase activa y fase pasiva. En la activa es cuando hacemos fuerza tirando del agarre (el palo que está unido a la cadena) y en la pasiva, cuando descansamos mientras volvemos a la posición inicial para empezar otra remada. Veamos las diferentes fases de cada una.

Fase activa

Secuencia completa de la fase activa de la remada

Ataque

remo-2

Es el momento donde empezamos a hacer fuerza. El cuerpo se encuentra ligeramente inclinado hacia delante, por tener una referencia intentaremos imitar las manecillas de reloj a las 11. Brazos extendidos. Piernas flexionadas, no hace falta agruparse por completo. Los talones se levantan ligeramente en movimiento natural al flexionar las piernas. La cabeza en posición neutra.

Pasada

Esta es la fase en la que nos movemos. Se compone a su vez de dos movimientos encadenados de manera fluida.

remo-3

Desde la posición de ataque estiramos las piernas. Ya está, sólo estiramos las piernas. El agarre traza una línea recta desde el principio del movimiento hasta el final de toda la remada. Estirando primero las piernas no tenemos que variar la trayectoria del agarre para salvar las rodillas. Es es un error bastante común lo de levantar el agarre para esquivar las rodillas.

remo-4

Estando con las piernas flexionadas, únicamente tenemos que inclinar el cuerpo hacia atrás, pasamos de las 11 a la 1 (comparando de nuevo con un reloj). Los codos siguen flexionados y la cabeza neutra.

Final

remo

Ahora, y sólo ahora, es cuando flexionamos los codos pasándolos hacia atrás del cuerpo, no hacia los lados. Tenemos que juntar los omóplatos (retracción escapular) como en el remo invertido y la espalda quedará totalmente plana. Así es como debe acabar la fase activa. Piernas extendidas. Cuerpo ligeramente inclinado hacia atrás, apuntando hacia la 1. Tenemos que llevarnos el agarre a tocar justo debajo del pecho.  Y la cabeza se mantiene en posición neutra.

Fase pasiva

Secuencia completa de la fase pasiva de la remada. Prestar atención a que se «salvan» las rodillas sin tener que levantar el agarre.

Simplemente tendremos que deshacer los movimientos en el orden inverso.

Recuperación

Por orden. Estiramos los brazos. Inclinamos el cuerpo hacia delante (de la 1 a las 11) y flexionamos las piernas. Como siempre la cabeza neutra. Ya estamos de nuevo en la posición de ataque.

Insisto en que el agarre traza una linea recta tanto en la fase activa como en la pasiva y si haces los pasos correctamente  no tendrás que levantarlo para esquivar las rodillas.

Cómo introducir el remo en el entrenamiento

Una buena forma de empezar a usarlo es en los calentamientos. Pero donde más me gusta, y donde le sacarás más partido, es en entrenamientos HIIT (Aquí tienes un ejemplo de entrenamiento con el remo simulando una sesión de surf). Empieza siempre con intensidades seguras (del 80%) y poco a poco, cuando te vayas acostumbrando puedes ir incrementando la intensidad.

También puedes empezar con sesiones de cardio continuo a ritmo medio – moderado, que aunque son menos efectivas que los HIIT, están bastante bien para ir acostumbrándote a la máquina. Aunque si no estás muy en forma puede que no seas capaz de remar 10 minutos seguidos y lo tengas que partir al estilo HIIT (El Plan de Cardio te puede valer para progresar hacia distancias más largas).

Si quieres saber más sobre cómo remar con una máquina de remo Concept 2 o incluso comprarte una, echa un vistazo aquí.

Cookies